El Coro Guadalmazán, casi 25 años de música

Fernando López.|
Uno de los colectivos más veteranos de nuestro municipio es el Coro Rociero Guadalmazán, un grupo de amigos que comparten buenos ratos entre música, poniendo sones a casi todo tipo de eventos. El pasado mes de julio cumplieron la edición número XX de su noche rociera y el próximo año cumplirán nada más y nada menos que 25 años. Para celebrar tal fecha, LocalPaper se ha puesto en contacto con uno de sus integrantes y director, Víctor Martín para repasar toda una vida de este Coro Rociero.

Local Paper: Hola Víctor, gracias por atender al periódico
Víctor Martín: Gracias a vosotros por interesarse por este colectivo.

L.P.: Cuéntanos como es el Coro Rociero.
V.M.: El Coro creo que tanto para mí como para el resto de los componentes es el estar juntos y pasarlo bien.

L.P.: ¿Cómo surge el colectivo?
V.M.: El coro fue una iniciativa de la Asociación de Mujeres ATENEA y comenzaron 36 personas.

L.P.: En vuestro haber, tenéis varios discos. ¿Cómo fueron aquellas propuestas? ¿Cómo recuerdas esas grabaciones?
V.M.: Bueno el primer disco se grabó en unos estudios localizados en Montilla y la recuerdo con mucha ilusión. Ese disco se grabó en un día y lo pasamos muy bien. Lo titulamos “A La Victoria”. El segundo disco se llama “Porque la vida es vivir” y es algo más profesional puesto que metimos guitarras y punteos, palmas y palillos y ahí sí que tuvimos que ir tres o cuatro veces”

L.P.: Con prácticamente 25 años, son muchos los sitios que habréis pisado. ¿Cuáles son los más lejanos? ¿Y los que más os sorprendieron?
V.M.: Los viajes para nosotros es lo mejor y nos da igual que sea cerca o lejos. Uno de los más lejanos donde hemos ido a trabajar junto con Diputación fue a Oporto y Lisboa. Y luego no es la palabra sorpresa pero creo que el primer viaje, que fue a Benalmádena, al Hotel San Fermín, no senos olvidará en la vida porque con tan poco tiempo de coro, lo pasamos muy bien cantando en todos los sitios.

L.P.: Seguro que hay muchas anécdotas y buenos recuerdos de esos viajes. ¿Se te viene alguna a la cabeza?
V.M.: Anécdotas hay muchas como de perderse alguno en la habitación del Hotel hasta desmontar apliques del cabecero, puertas de armarios o de meternos casi 30 personas en una habitación del hotel.

L.P.: En lo musical, ¿Cómo ha sido la evolución del grupo?
V.M.: Yo me acuerdo de un día hablando cuando llegaba el mes de septiembre y preparábamos el repertorio y las canciones recuerdo que tardábamos hasta tres y cuatro meses en sacar algo medio bien. Ahora el profesor dice que las canciones nuevas las tenemos cogidas en dos ensayos y eso tiene que ser por algo.

L.P.: Además de las actuaciones en bodas y eventos, sois un habitual en La Feria. ¿Qué es para vosotros actuar en vuestro pueblo?
V.M.: Para nosotros, actuar en la feria y en las misas de la Virgen de la Torre es lo más.

L.P.: También corre de vuestra cuenta la Noche Rociera que sumó 20 ediciones el mes pasado. ¿Cuál es el secreto para llegar a tantísimas ediciones?
V.M.: Lo primero es la colaboración del Ayuntamiento y lo segundo las ganas que nosotros hemos tenido de montar algo para el pueblo que por desgracia va a menos. Nosotros intentamos montarlo lo mejor posible y os puedo garantizar que conlleva muchísimo trabajo.

L.P.: Seguro que se nos queda en el tintero algo que quieras añadir.
V.M.: Lo único que me queda por añadir es que ya en el 2017 cumplimos nuestras bodas de plata como se suele decir e intentaremos de hacer algo.

L.P.: Muchas gracias por tu amabilidad.
V.M.: Muchas gracias a ti, Fernando.